Las frutas del bosque, un manojo de beneficios | Greendalia Group
15517
post-template-default,single,single-post,postid-15517,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,boxed,,qode-theme-ver-17.0,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.5,vc_responsive

Las frutas del bosque, un manojo de beneficios

Las frutas del bosque, un manojo de beneficios

¡Las frutas del bosque son verdaderamente deliciosas! Normalmente las consumimos en tartas y helados, yogures, zumos o mermeladas. Los beneficios de las frutas del bosque sobre el organismo humano son realmente asombrosos y se recomienda su consumo diario y lo mas natural posible. Una variante óptima para conservar las frutas del bosque es en miel. La explicación es que la miel de las abejas contiene un PH que impide el desarrollo de micro-organismos. La congelación no destruye las cualidades nutricionales y se pueden guardar meses. Tendremos los mismos beneficios que en el caso de los frutos frescos. La descongelación se debe realizar en la nevera y nunca con temperatura ambiental. Las frutas del bosque son una verdadera bendición para la industria alimentar, farmacéutica y cosmética y se consumen desde hace más de 4500 años. Los asirios y los babilonios anotaban en tablitas de lodo inscripciones sobre los principales frutos silvestres y plantas medicinales.

Los beneficios sobre nuestro cuerpo se deben a las sustancias que contienen. Las fitoquímicas, las que también proveen el color intenso de las frutas, ayudan a ralentizar el proceso de envejecimiento así cómo a la prevención de las patologías cardiovasculares y cancerigenas. También, ayudan a la desintoxicación del organismo, ayudando al sistema linfático, a los riñones e intestinos a eliminar la mayor parte de toxinas de nuestro cuerpo.

Así mismo, las frutas del bosque son ricas en antioxidantes, ayudándonos a luchar contra los radicales libre que atacan el DNA (material genético) que provee la matriz para la replicación celular, impidiendo a la célula su reproducción.

Las fibras contenidas liberan sustancias en el proceso digestivo, reduciendo el colesterol y el nivel de glucosa en la sangre. Por eso mismo, las frutas del bosque son extremadamente importantes en la prevención de las enfermedades cardiovasculares y de la diabetes. Además, las fibras dan una sensación de saciedad prolongada ayudando en las dietas hipocalóricas. La vitamina C de los frutos silvestres fortalece los dientes, mantiene sanas las capilares, los huesos, los tejidos así cómo el sistema inmunitario. La vitamina C contiene también propiedades antiinflamatorios, siendo un poderoso antioxidante que inhibe la formación y desarrollo de las células cancerigenas. Mientras las fibras mantienen alejado el estreñimiento, las vitaminas, el sodio, el cobre, la fructosa y los ácidos mejoran significantemente el proceso digestivo.

El ácido elágico es otra arma contra las células cancerigenas. Tiene propiedades antivirales y antibacterianas y los científicos opinan que juega un papel extremadamente importante en combatir el cáncer y los tumores ya existentes.

El ácido salicílico es una hormona muy importante para el cuerpo humano. Esta presente en la aspirina con propiedades analgésicas conocidos por los humanos desde hace más de 2500 años. Este compuesto se utiliza en la lucha contra la aterosclerosis.

Las catequinas de la familia de los flavonoides que dan el color de las frutas del bosque que varía desde amarillo a rojo y azul. También atraen los polinizadores, protegiendo a las plantas de bacterias y hongos. Las catequinas se utilizan en el tratamiento de las infecciones y alergias.

Las antocianinas o antocianósidos, pigmentos naturales que dan el color rojo filtrando los rayos solares, tienen capacidades antioxidantes. Los estudios científicos han demostrado que reducen el riesgo de producirse y de desarrollo de algunos tipos de cáncer y que por otro lado mejoran el funcionamiento del aparato urinario y de las funciones cognitivas.

El ácido gálico es conocido por sus propiedades antibacterianas y antivirales así cómo que es toxico para las células cancerigenas sin atacar a las células sanas. En la industria farmacéutica, el ácido gálico se  utiliza para tratar las hemorragias internas, la psoriasis y la diabetes.

Las frutas silvestres contienen también quercetina, un flavonoides que lucha en contra del cáncer. Consumiendo frutas del bosque se pueden paliar los efectos de la asma, de las eczemas, inflamaciones o del síndrome metabólico.

Las frutas del bosque, especialmente las grosellas, pueden prevenir o retrasar problemas oculares que aparecen con la edad: catarata, miopía, hípermiopía, infecciones a nivel de retina y la sensación de ojos secos. Son también una fuente excelente de selenio, zinc, sodio, potasio, cobre, magnesio, fósforo y manganeso. Todos estos elementos tienen un papel importante en la prevención y curación de los trastornos neurológicos, luchando contra la degeneración y la desaparición de las neuronas manteniendo la salud del sistema nervioso central. También tienen la capacidad de mantenerte activo, sentirte en forma, ayudando al organismo a luchar contra la depresión.



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR

Aviso de cookies